viernes, 4 de septiembre de 2015

Con S de Septiembre

Y así, sin avisar, Septiembre llegó. Junto a él llega el mal tiempo, la rutina, los madrugones y una larga lista de cosas que, en principio, parecen negativas. Sin embargo, ¿qué sería del verano sin su Septiembre? Septiembre es el punto y a parte del verano, es el que nos hace valorar y sin el cual no tendría sentido esta época del año.

Me gusta Septiembre y todas las cosas que vienen con él (excepto madrugar). Con el mal tiempo llegan las tardes de manta, sofá y un libro. Con la rutina vuelve la gente con la que pasas tantas y tantas horas de clase/trabajo a las que, en el fondo, has echado de menos durante el verano (siempre hay alguien a quién odiarás volver a ver, eso es inevitable). Además, el nuevo periodo escolar/laboral te abrirá nuevas puertas para lograr ser lo que quieras ser o para seguir disfrutando de tu pasión.

Aunque con Septiembre se acaban los días de playa (a no ser que vivas en Canarias), el salir de fiesta sin importar qué día de la semana es y otra larga lista de cosas, no disfrutaríamos tanto de esos pequeños placeres si los tuviéramos todo el año, ¿no?.

No soy de las ve el mundo de color de rosa, pero a veces hay que saber mirar el lado bueno cuando los demás solo ven lo malo. Así que, ¡bienvenido seas Septiembre!


1 comentario:

  1. ¡Hola! si, eso de madrugar tampoco me gusta a mí xD
    un beso.

    ResponderEliminar